Winkie

En la Segunda Guerra Mundial, un avión torpedero británico llamado Bristol Beaufort fue alcanzado por los alemanes durante una misión en Noruego. Tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia en el mar del Norte en un gélido febrero de 1943.

Perdido el contacto por radio. los soldados encaramados desesperadamente en los restos del fuselaje, con mal tiempo y olas enormes, soltaron como última esperanza una paloma mensajera. Ciento veinte millas después, exhausta, empapada y cubierda de petroleo, la paloma consiguió llegar hasta su dueño en la RAF Pigeon Service. Allí, un grupo de expertos fueron capaces de retrazar su ruta para dar con los náufragos y rescatarlos. El 2 de diciembre de 1943 a esa paloma se le impuso la más alta condecoración al valor animal en guerras y catástrofes: la MEDALLA DICKIM. Solo hay 63 animales en el mundo que hayan conseguido ese mérito y WINKIE, que así era su nombre, es uno de ellos.